miércoles, 4 de agosto de 2010

ACUSACIÓN SUBSIDIARIA O ALTERNATIVA

Arlita Stenfany Palomino Linares
César Goicochea Jiménez



I.- INTRODUCCION

Se puede considerar dentro del ámbito procesal penal y más claramente dentro del juicio, que la acusación fiscal es el fundamento principal dentro del proceso, por que es en ella donde se van a determinar los hechos que van a ser materia de juicio, el delito que se analizará dentro de los fundamentos, así como la determinación exacta del sujeto o de los sujetos que participan dentro de la imputación. “Se trata de un juicio de probabilidad que realiza el fiscal, según los elementos de prueba que hubiere podido recoger durante la investigación y los que pueda aportar durante el juicio. Dependerá del Ministerio Público el que se solicite la apertura de juicio cuando las condiciones probatorias del caso así lo justifiquen, con el fin de evitar los debates innecesarios con la consecuente pérdida de recursos y de tiempo”. Sin embargo, es necesario precisar que cuando la acusación no contiene los elementos necesarios de convicción para determinar a una persona culpabilidad ante un determinado tipo penal, el Nuevo Código Procesal Penal establece una “segunda opción” para subsanar su error por la falta de adaptación de las pruebas y puedan procesar de todas maneras al acusado. Ante ello, el Código Procesal Penal en su artículo 349 inciso 3 manifiesta que “en la acusación el Ministerio Público podrá señalar alternativa, o subsidiariamente, las circunstancias de hecho que permitan calificar la conducta del imputado en un tipo penal distinto, para el caso de que no resultaren demostrados en el debate los elementos que componen su calificación jurídica principal, a fin de posibilitar la defensa del imputado”.

Por tal motivo surgen cuestiones como: ¿La acusación subsidiaria o alternativa produce una vulneración al derecho de defensa del imputado dentro de un proceso penal? y, ¿Cuándo procede la facultad del fiscal de realizar una acusación alternativa o subsidiaria sin que se hable de vulneración al derecho de defensa?

Bajo este camino desarrollaremos el presente tema, teniendo como objetivos: desarrollar las principales características de la acusación fiscal, determinar los alcances de la acusación alternativa o subsidiaria realizada por el fiscal, así como establecer si existe o no vulneración del derecho de defensa del imputado ante la acusación alternativa o subsidiaria del fiscal.

 
II.- EL MINISTERIO PÚBLICO Y LA ACUSASIÓN FISCAL

“En el artículo 250 de la Constitución Política de 1979 se estableció que el Ministerio Público es un organismo autónomo y jerárquicamente organizado y se le asignaba en 7 incisos sus atribuciones, conservando las que tenía cuando formaba parte del Poder Judicial, pero incorporándole nuevas e importantes funciones como: defender la legalidad, los Derechos ciudadanos y los intereses públicos tutelados por la ley; vigilar e intervenir en la investigación del delito desde la etapa policial; actuar como Defensor del Pueblo ante la Administración Pública” . La Constitución de 1993 en los Artículos 158 y 159 establecen la Autonomía del Ministerio Público y sus funciones, donde destaca el Promover de Oficio la acción judicial en defensa de la legalidad; velar por la independencia de los órganos jurisdiccionales; representar en los procesos judiciales a la sociedad, entre otros. En igual dirección se encuentra la Ley Orgánica del Ministerio Público donde establece la autonomía del Ministerio Público y la defensa por la legalidad, al igual que la defensa de los derechos de los ciudadanos y los intereses públicos, la representación de la sociedad en juicio, entre otras. RUBIO CORREA menciona que el “Ministerio Público es un órgano autónomo del Estado, esto es independientemente en sus decisiones, que tiene por finalidad principal velar por la adecuada administración de justicia en representación de la sociedad. No es un contralor ni un censor de la labor de los tribunales y juzgados, pues no tiene capacidad de imponerles decisiones ni de pedir sanciones para ellos. Cumple sus labores realizando investigaciones, acompañando permanentemente el trabajo de los magistrados judiciales y ejercitando derechos diversos de intervención dentro del proceso”

 
Pues bien, el Ministerio Público, representado por sus Fiscales, representan a la sociedad dentro de los procesos judiciales. Son ellos quienes se encargan de determinar si una persona cumple con los requisitos establecidos por la ley para ser procesado, además de la adecuación de la conducta del imputado ante el hecho o falta cometida. El Nuevo Código Procesal Penal en su artículo 60 establece las funciones del Ministerio Público, donde destaca la titularidad del ejercicio de la acción penal, de oficio, a instancia de la víctima, además de conducir desde el inicio la investigación del delito, quedando claramente evidenciada la subordinación de la Policía Nacional en el ámbito de sus funciones. El mismo texto legal en el artículo 61 desarrolla las atribuciones y obligaciones que poseen los fiscales, donde destaca su actuación en el proceso penal con independencia de criterio, conducir la investigación preparatoria, intervenir permanentemente en todo el desarrollo del proceso. Es de notar que el actual Código, “al implementar el Sistema Acusatorio Garantista Adversativo, otorga al Fiscal la total conducción de la investigación preparatoria, desarrollando de manera más ordenada y específica su intervención en el proceso desterrándose la investigación que hacía el Juez en la etapa instructiva” . Como se puede apreciar, el fiscal desarrolla e impulsa el proceso, donde debe exponer su teoría del caso así como también que tiene la principal carga de proporcionar pruebas para que se pueda realizar una acusación debida, además de lo mencionado se debe precisar que todo ello se va a dar gracias a las diversas capacitaciones y conocimientos que pueden tener los fiscales para poder afrontar las diversas situaciones que se puedan presentar dentro de la sociedad. Cuando un fiscal desarrolla de manera correcta su actuación se debe encuadrar dentro de los principios que rigen el proceso penal y respetando las garantías previstas, sin embargo el legislador le ha otorgado una serie de “recursos” para que el fiscal de una u otra manera pueda suplir las deficiencias que se puedan presentar al momento de realizar una acusación, es así que regula unas opciones alternativas o subsidiarias para que el fiscal pueda realizar si o si una acusación contra una persona. Es una especie de “SOS” que se ha previsto ante la falta de adecuación de la conducta de la persona al tipo penal regulado, de esta manera con este supuesto, cabe la posibilidad de no solo realizar una acusación para una o varias personas imputadas, sino que producto de la conducta realizada y ante la ineficiente –en algunos casos- actuación fiscal se podrá realizar otras que “guarden relación”. Pero este supuesto no hace más que demostrar la poca convicción y los pocos fundamentos que pueden tener algunos fiscales al momento de realizar una acusación. Sin ahondar en más, en las siguientes líneas quedará demostrado que la Acusación Alternativa o Subsidiaria que regula el Nuevo Código Procesal Penal, no hace más que desvirtuar la capacidad que tienen algunos fiscales al momento de realizar una acusación.

La acusación fiscal dentro del Nuevo Proceso Penal se genera dentro de la Investigación Preparatoria y es donde el Fiscal desarrollará de manera detallada los hechos que generaron la imputación, así como la identificación del sujeto o de los sujetos a los cuales se les imputa la realización de tal hecho, sin olvidar –y no por eso menos importante- la identificación del tipo penal para poder garantizar un buen desarrollo del proceso. De no poder encontrar los indicios necesarios y razonables para poder acusar a alguna persona se decidirá por el sobreseimiento

En palabras de CUBAS VILLANUEVA “la acusación es un pedido fundamentado que formula el representante del Ministerio Público para que se inicie el juzgamiento contra una persona por un hecho delictuoso determinado, al considerar que es su autor, motivo por el cual solicita la imposición de una pena prevista en la ley para el caso concreto”. RUBIANES sostiene que “es el acto procesal por el cual una parte acusadora, sea pública o privada, analizando los elementos de convicción acumulados en el sumario o computando la futura prueba a ofrecer en el plenario, requiere del juez la continuación del proceso, para que en la sentencia definitiva condene a la persona a una pena determinada, por considerar que ha cometido un delito de acción pública”. MIXAN MASS manifiesta que la acusación debe considerar lo siguiente: “a) que el acusador conoce exhaustivamente los medios probatorios que contiene el proceso y los ha valorado técnico-jurídicamente, b) que se ha razonado eficientemente sin incurrir en sofisma ni en paralogismos y que se han aplicado las categorías de la lógica bivalente y trivalente necesarias, c) que se han empleado con rigor las categorías jurídicas y la terminología jurídica, d) una argumentación coherente, e) que no contengan omisiones, f) que los hechos han sido identificados, g) en el caso de pluralidad de procesados y/o de delitos, se destaquen con nitidez las diferencias específicas necesarias para correctas individualizaciones, h) que se haya aplicado la teoría de los actos procesales para el análisis de la actividad probatoria, i) que su conclusión sea fruto de una inferencia consistente y la concreción del principio de la razón suficiente”. “La determinación de si el hecho es un ilícito penal se lleva a cabo aplicando la teoría del delito, que exige comprobar en la imputación la concurrencia de los tres presupuestos de la punibilidad: tipicidad, antijuricidad, y culpabilidad. La falta de uno solo de los presupuestos de la punibilidad impide calificar el hecho como crimen o delito, y consecuentemente imposibilita imponer pena al procesado. Los tres presupuestos de la punibilidad configuran la faz positiva del delito” .

Como se puede apreciar, la parte más importante y donde contienen los fundamentos para poder sostener una postura dentro del proceso es la acusación. Los fiscales ante una conducta antijurídica deben buscar los diversos elementos necesarios para poder imputarle a un sujeto tal conducta realizada. Dichos elementos deben tener suficiente fuerza de convencimiento para poder convencer al juez de que la persona a la que se le está imputando un hecho delictivo es culpable. Es aquí donde se debe hacer el análisis de la teoría del delito, esto es, que la conducta sea típica, antijurídica y culpable. No se trata de realizar una acusación por realizarla, por que debemos tener siempre presente que al finalizar el proceso se van a presentar dos consecuencias: culpabilidad o inocencia. Dependiendo de lo capacitado en que se encuentren los fiscales se plasmará en la acusación (como en el transcurso del proceso). Es ahí donde se podrán apreciar las destrezas que tiene un fiscal o las deficiencias que pueda tener al momento de afrontar diversos casos.

Actualmente el Nuevo Código Procesal Penal en el artículo 349° se encarga de regular los supuestos y el contenido de la Acusación, donde se destaca la relación clara y precisa del hecho así como los elementos de convicción y la participación que se atribuya al imputado. No se trata de cualquier investigación, sino que esta en juega el privar o no a una persona de su libertad, es por eso que los fiscales al momento de realizar la investigación deben estar seguros de que los hechos realizados constituyen causa de imputación a una persona, así como también la adecuación correcta de los hechos al tipo penal previamente establecido.

 
III.- ACUSACIÓN ALTERNATIVA O SUBSIDIARIA FRENTE AL DERECHO DE DEFENSA DEL IMPUTADO

Si bien es cierto el Nuevo Código Procesal Penal ha establecido esta nueva Institución Penal, actualmente son muy pocos los doctrinarios que han desarrollado de manera extensa y detallada sobre el fundamento de la acusación alternativa o subsidiaria.

La acusación alternativa o subsidiaria tiene como antecedente próximo y principal el llamado principio de determinación alternativa que es un mecanismo procesal por el cual el juez o el tribunal realizan una readecuación de la calificación jurídica del acto ilícito que se persigue en el proceso estableciendo la correspondiente adecuación de acuerdo con los elementos fácticos comprobados. “La determinación alternativa hoy llamada desvinculación de la acusación fiscal tiene como fundamento poder permitir al juzgador adecuar la conducta del agente en otro tipo penal imponiendo una pena menor a la solicitada por el fiscal” . Es HANS-HEINRICH JESCHEK quien se encarga de abordar el tema “relacionándolo con el principio in dubio pro reo , y los considera a ambos como instituciones que van a servir para superar las dudas que surgen en la aplicación del derecho y que se producen en el proceso penal ante una situación incierta”. Según el Acuerdo Plenario en el año 1988 sostenido en Ica para que se de la determinación alternativa es necesario que concurran cuatro fundamentos “a) homogeneidad del bien jurídico (el tipo penal de la condena debe afectar el mismo bien jurídico que el delito acusado); b) inmutabilidad de los hechos y de las pruebas; c) preservación del derecho de defensa; y d) coherencia entre los elementos fácticos y normativos; además se acordó que en la aplicación de estas reglas debían respetarse los principios de legalidad penal, de instrucción y de verdad material”. Como se puede apreciar, lo que busca el principio de determinación alternativa es adecuar la calificación jurídica del hecho ilícito a un nuevo tipo penal, esto por que los fundamentos sostenidos a lo largo de un proceso no guardaban relación con el tipo penal que pretendía el fiscal imputarle a una persona. A simple vista se puede apreciar una especie de “ayuda” por parte de los jueces al establecer de manera alternativa una condena de un tipo penal distinto al que sostuvo el fiscal durante todo el juicio, y esto debido a varios factores, dentro de los cuales se puede encontrar el poco conocimiento de los fiscales de la materia controvertida, la poca capacitación de los fiscales para poder resolver o sostener una imputación adecuada entre otras más.

Es necesario antes de empezar a desarrollar lo concerniente a la acusación alternativa o subsidiaria definir lo que significa propiamente la palabra alternativa y a su vez subsidiaria. Según el RAE por alternativa se entiende la opción que se tiene entre dos o más cosas o también cada una de las cosas entre las cuales se opta. Por su parte subsidiaria se entiende como aquello que se da o se manda en socorro o en subsidio de alguien.

Con la puesta en vigencia del Nuevo Código Procesal Penal en el año 2004 se han establecido nuevas Instituciones y todos tienen una misa dirección: Garantizar el Respeto por los Derechos Humanos, sin embargo muchas veces los sujetos que son parte del proceso no son las personas más idóneas para este sistema y es por eso que se ha creído conveniente establecer también una serie de salidas alternativas o una especie de auxilio procesal para aquellos sujetos que no se encuentran capacitados, y esto hace referencia a desarrollar el tema de la Acusación, específicamente en el Artículo 349 del NCPP que establece en el inciso 3 la Posibilidad de poder Señalar –por parte del Ministerio Público- de manera alternativa o subsidiariamente, las circunstancias de hecho que permitan calificar la conducta del imputado en un tipo penal distinto, para el caso de que no resultaren demostrados en el debate los elementos que componen su calificación jurídica principal y lo que es más controvertido es un objetivo de dicho inciso, el poder posibilitar la defensa del imputado. “La acusación alternativa es un requerimiento único de acusación. Esto es se acusa con más de una calificación jurídica, un mismo hecho. El fiscal, frente a ese único hecho, señala alternativa o subsidiariamente, las circunstancias que permitan calificar la conducta del imputado en un tipo penal distinto al principal” . “Estas figuras proceden cuando, frente a un mismo hecho, hay más de una ley penal que, en apariencia, se discute al hecho. Por lo que se entiende que, la imposición de una de ellas desplaza a la otra u otras calificaciones jurídicas que fueron establecidas de manera alternativa o subsidiaria” . No se habla o se trata de confundir con el concurso ideal de delitos o con el concurso real de delitos. El primero de ellos es “consiste en la comisión de varios delitos mediante un solo acto: hay una sola acción y varios delitos. El segundo hace referencia cuando concurren varios hechos punibles que deban considerarse como otros tantos delitos independientes” . Sin embargo no debe quedar duda que las calificaciones alternativas o subsidiarias no se atribuyen a un concurso real de delitos sino que se estaría haciendo referencia a un concurso de leyes que no es otra cosa que

El principal fundamento para esta institución es el que los sujetos procesales se encuentren en igualdad de armas para poder ejecutar una buena defensa y una buena acusación. Por una parte encontramos que “la acusación fiscal debe sustentarse en suficientes elementos de juicio. Por lo tanto, si los cargos solo se fundamentan en sospechas, en los antecedentes o en el informe policial, no cabe formular acusación, pues esta no superará el control de mérito que se hace en la etapa intermedia” . Y partiendo de ese punto que es crucial para el curso del proceso, cabe preguntarse si una acusación alternativa o subsidiaria ayudaría a garantizar el proceso o solo demostraría la poca preparación de los fiscales al momento de realizar la acusación.

Nadie puede negar que se trata de un sistema garantista el Nuevo Código Procesal, pero también no se puede negar que con esta institución se estaría demostrando la poca capacidad de algunos fiscales. Como se apreció en la acusación alternativa o subsidiaria se trata de una acusación con más de una calificación, o sea, se trata de una acusación “extra” distinta a la principal. Pongamos como ejemplo para poder esclarecer esta modalidad lo siguiente : Un fiscal “X” realiza una acusación contra una persona “M”, sin embargo dentro de la acusación no ha encontrado los fundamentos necesarios como para poder imputarle a “M” un hecho antijurídico “A” por lo que el fiscal “X” acude a este artículo y realiza de manera alternativa o subsidiaria una acusación “B” y “C” pero sobre el mismo hecho (el mismo resultado producto de la acción cometida por el sujeto “M”.

Lo que se desprende a raíz del ejemplo mencionado es lo que ocurre en la realidad, actualmente un fiscal tiene la posibilidad de realizar más de una acusación alternativa o subsidiaria contra una persona. Pero lo queda claro es la posibilidad de poder defender una acusación principal con los fundamentos necesarios y basarse en otras con tal de poder acusar al imputado. Al momento de realizar una acusación se supone que el Fiscal está convencido de que el hecho que se realizó se ajusta al tipo penal por el cual se le está acusando, razón por lo cual tiene que ejercer todos los medios para poder establecer la culpabilidad de una persona. Pero si el fiscal realiza una acusación alternativa o subsidiaria no haría mas que mostrar que la acusación que está realizando no tiene los fundamentos necesarios como para poder convencer al juez y posteriormente se demuestre la culpabilidad de la persona.

Si un fiscal no mantiene firme su postura con respecto a la acusación principal dejaría la acusación a una especie de suerte, donde tomaría de manera alternativa o subsidiaria otras acusaciones con el fin de demostrar la culpabilidad de una persona. Muchas veces por presiones mediáticas, de la prensa o por simples caprichos es que se establecen este tipo de mecanismos, donde el fiscal tiene que “guardar su imagen” para con la colectividad. Y es así que por más que con la investigación que se ha realizado no se encuentran medios suficientes o indicios necesarios como para poder acusar a alguien es que se procede a la misma, conociendo aún las consecuencias que esta tendrá.

Por más que los fiscales se encuentren presionados por diversos medios, ellos ante todo deben buscar la justicia y si no hay elementos convincentes proceder a no seguir con el proceso y con la acusación. Pero si se acogen a la acusación que sea solo una y no otras alternativas o subsidiarias (siguiente la figura del concurso aparente de leyes), por que basta con una para que se puedan esclarecer los hechos. Si por el contrario deciden tener de manera alternativa o subsidiaria no harían más que demostrar que la acusación que se está presentando no tiene los fundamentos necesarios como para seguir en la misma.

Además de lo mencionado se puede apreciar de manera clara la vulneración a la teoría del caso que no es otra cosa que la “confrontación entre las partes adversariales: el fiscal y el imputado se dirigen a convencer al juez, conforme a las proporciones fácticas que sustentan su posición procesal. Importa una dirección procesal (probatoria) hacia la búsqueda de la Verdad Formal o dígase Objetiva, pues los límites constitucionales de la persecución penal, impiden que se pretenda alcanzar una Verdad Material” . El hecho de mencionar la vulneración a la teoría del caso se refleja en el estudio detallado y fundamentado con las investigaciones respectivas de un caso en particular, sin embargo si damos paso a aceptar la acusación alternativa o subsidiaria, solo se demostraría que los fiscales no realizarían una defensa adecuada, pues al tener una principal y otras accesorias van a terminar inclinándose por realizar una buena fundamentación con respecto a la primera lo que llevaría a demostrar que los fiscales no realizarían una buena defensa técnica para salvaguardar los intereses públicos.

Además de no realizar una buena acusación o defensa técnica por parte del fiscal también se vería vulnerada la defensa del acusado, esto porque de una u otra manera el abogado defensor utilizará todos los medios y mecanismos necesarios para poder hacer frente a la acusación principal dejando en un segundo plano a las demás acusaciones de manera alternativa o subsidiaria que se puedan presentar. De ser así podríamos hablar o tratar de una vulneración al derecho de defensa que se encuentra consagrado en la Constitución Política y en el Título Preliminar del Nuevo Código Procesal Penal en el artículo IX .

Es así como también quedaría demostrada la poca eficiencia de dicha institución. Si bien es cierto va a demostrar el nivel en el que se encuentran los fiscales, también ella conllevaría a que las defensas que se realizan en el proceso penal no sean acorde con la finalidad que persigue una defensa como se establece en los diversos textos legales. Con esto se pretende demostrar que la figura mencionada haría pensar que los fiscales no se encuentran capacitados como para poder defender una única acusación. No cabe la posibilidad de poder establecer una especie de suerte para poder inculpar a alguien. Si no concurren los medios y fundamentos necesarios –a mi parecer- no se podría acoger uno a una acusación alternativa o subsidiaria. Si se tiene como fundamento un delito principal y no cumple con los requisitos establecidos no se podría seguir a realizar una acusación y mucho menos a realizar acusaciones alternativas o subsidiarias.

De esta manera, de acuerdo con lo que señalan algunos autores como MAIER -dando ya una conclusión-, es acaso que la acusación alternativa o subsidiaria, en virtud de la cual el acusador pondrá en juego las hipótesis posibles, cuidando de describir todas las circunstancias necesarias para que puedan ser verificadas en la sentencia proponiendo tesis principal y subsidiaria, tiene existencia con el fin de ser un remedio para que el Principio de Determinación Alternativa (aplicable por el juzgador) no sea invocado en detrimento del Derecho de Defensa, legalidad, Debido Proceso, y sobre todo como contraventor del Principio de Congruencia y Vinculación, si esto es aceptado o se asume lo antes señalado, entonces resultaría un contrasentido la regulación del Principio de Determinación Alternativa, siendo así, esto deberá ser solucionado por el legislador o en su defecto por la jurisprudencia a generarse.

 
IV.- BIBLIOGRAFÍA

• MEIER, Julio: "Derecho Procesal Penal", tomo II, Editores del Puerto S.R.L, Buenos Aires- Argentina 2004

• ALONSO, PEÑA CABRERA FREYRE. “La Teoría del Caso Conforme al Principio de Legalidad”. En: AUTORES VARIOS. “Diplomado Nuevo Código Procesal Penal”, INACAP, Trujillo, 2009

• BARBOSA SANCHEZ, PIERINA. “Unidad y Pluralidad de Delitos”. Revisada el 14 de Junio de 2010, a horas: 12:17, Web Site: http://www.derechoycambiosocial.com/revista006/pluralidad%20de%20delitos.htm

• VASQUEZ GANOZA, CARLOS ZOE. “La Acusación Alternativa o Subsidiaria y la Acusación Mixta en el Código Procesal Penal de 2004”. En “Diálogo con la Jurisprudencia”, Tomo 133, Gaceta Jurídica, Lima, 2009

• JESCHEK, HANS-HEINRICH. “Tratado de Derecho Penal. Parte General”, Traducción al español por S. Mig. Puig. Y F. Muñoz Conde. Editorial Bosch, Volumen I

• Acuerdo Plenario Nº 04-98-ICA.

• CUBAS VILLANUEVA, VICTOR. “El Nuevo Proceso Penal Peruano. Teoría y Práctica de su Implementación”, Palestra Editores, Lima, 2009

• RUBIO CORREA, MARCIAL. “Interpretación de la Constitución según el tribunal Constitucional”, Editorial PUCP, Lima, 2005

• AUTORES VARIOS. “Diplomado Nuevo Código Procesal Penal”, INACAP, Trujillo, 2009

• RUBIANES, CARLOS. “Manual de Derecho Procesal Penal”. Tomo III, Desalma, Buenos Aires, 1985

• R.N. N° 3505-2004-Apurímac, 21/01/2005

• MIXAN MASS, FLORENCIO. “Los Sujetos Procesales en el Procedimiento Penal”. En: Revista Peruana de Derecho Procesal, Lima

• RODRIGUEZ HURTADO; UGAZ ZEGARRA; GAMERO CALERO; HORST SCHONBOHM. “Manual de la Investigación Preparatoria del Proceso Penal Común”. Cooperación Alemana del Desarrollo – GTZ, Lima, 2008

1 comentario:

  1. Excelente trabajo de investigación, la pregunta sería en el caso de que el fiscal no ejerciera la acusación subsidiaria y el juzgador condenara por un delito que solamente varía atenuado, ¿sería legal la condena?, Solo para la reflexión. Gusto en conocerte x lo menos a través de la fotografía.Chao.

    ResponderEliminar